ACPA Family Services

Prepare A Su Hijo o Hija Para Las Situaciones Sociales Con Las Que Se Pueda Encontrar

skip to submenu

Todos los  padres quieren criar y educar a sus hijos con un objetivo en mente, y es que los hijos tengan un concepto positivo de sí mismos. De igual manera, muchos padres tienen la esperanza de que  cuando sus hijos sean adultos aporten algo positivo a la comunidad que los vio crecer.  Para alcanzar esto, los padres necesitan construir en ellos auto-estima y confianza.  Nosotros sabemos que los niños que tienen diferencias faciales pueden requerir habilidades y destrezas adicionales para lidiar con situaciones especiales con las que se pueden encontrar.  Con este escrito informativo le proveemos consejos básicos para enseñarles a cultivar estas habilidades.

Identificar la Condición

A medida que su hijo/a crece, será importante para él o ella comprender la condición facial que padece y tener la capacidad de compartir información acerca de la misma con otras personas, particularmente cuando usted no está con él/ella.  La preparación para la interacción social de sus hijos comienza a una temprana edad,  a través de su ejemplo como padres.  Su hijo/a aprenderá a contestar las preguntas que le hagan acerca de su condición al ver la manera en la cual usted responde a la gente. Usted necesita pensar cuál es el mensaje que quiere darle a su hijo/a. Habrá días en los que usted se sentirá capaz de educar a otras personas a través  de una explicación simple sobre la condición de su hijo/a, y habrá días en los que usted será menos paciente o no tendrá la fortaleza emocional para lidiar con las preguntas de los demás.  Es importante tener las respuestas preparadas para ambas situaciones. Cuando prepare las respuestas, encuentre palabras que describan la verdadera condición de su hijo o hija con el vocabulario apropiado para su edad.  Recuerde que su hijo/a está oyendo lo que usted dice.  Por ejemplo, declarar que la cicatriz de los labios hendidos o el paladar hendido es consecuencia de “un hueco o fisura que mi hijo/a tenía cuando nació” puede ser suficiente si su hijo/a es pequeño/a.  A medida que la edad escolar se acerca, su hijo/a puede y debe aprender la terminología adecuada asociada con la condición que padece. Este conocimiento le da a su hijo/a confianza en sí misma; confianza que está basada en la habilidad de responder y educar a los demás.  Es importante que su hijo/a pueda ofrecer una explicación positiva para evitar sentimientos de vergüenza, o sentirse inconfortable o incómodo/a.  Estar preparados para responder a las preguntas que les puedan hacer, elimina el elemento de sorpresa y hace que las experiencias sociales sean más fáciles y llevaderas.

Conocimiento De La Historia Personal

Los niños necesitan entender y  conocer su historia personal. Poner a la disposición de su hijo/a fotografías que sean parte del álbum familiar es esencial si quiere ayudar a su hijo/a que acepte su historia como “normal”.  A los niños les gusta mirar las fotos de cuando eran bebés. Estas fotos pueden documentar los cambios ocurridos en la apariencia física de los niños debido al crecimiento.  Permitir que su hijo/a tenga acceso al álbum familiar de fotos, brinda oportunidades para hablar con su hijo/a en una atmósfera “no amenazante” en la cual su hijo/a puede hacer preguntas acerca de su condición.  Incluir las fotos de su hijo/a en el álbum familiar muestra el orgullo que siente de quien él o ella es.

Cómo Manejar las Interacciones Sociales Negativas

Todos los niños alguna vez en sus vidas y por alguna razón, sufren las consecuencias de una broma pesada o son importunados por alguien a quien le gusta molestar.  ¡La única diferencia es la razón por la cual se les están! Los padres a menudo se enfadan con los niños a quienes les gusta molestar y hasta quisieran confrontar a los padres de estos niños.  Sin embargo, antes de reaccionar, sería buena idea preguntarle a su hijo/a cómo él o ella quiere manejar la situación.

Permita que su hijo o hija se exprese y le confíe sus sentimientos.  Algunas de las preguntas que debe considerar con sus hijos pueden ser: ¿Quién hizo la broma pesada? ¿Fue un amigo/a, un conocido/a, un desconocido/a, o un “bully” (bravucón)  de la escuela? ¿Acerca de qué fue la broma? ¿Fue un comentario mal intencionado, una broma pesada, o una insinuación malinterpretada? Después de considerar estos factores, usted y su hijo/a pueden decidir cómo responder a estas preguntas en situaciones futuras que tengan el mismo patrón y que se repitan.  Algunas alternativas pueden ser hacer una broma agradable, informar a la persona en cuestión sobre el padecimiento, o simplemente irse y no estar en la presencia de la persona que le hace estas bromas de mal gusto; además,  puede también interactuar activamente y de manera positiva con otros compañeros o amigos. En todo caso, sea cual sea la manera de responder que ustedes decidan adoptar, su hijo/a debe hacerlo con confianza; una confianza que se refleje tanto en el tono de la voz como en el lenguaje corporal.  Los padres pueden practicar estas estrategias con sus hijos.  Sin embargo, si las bromas de mal gusto continúan, sería una buena idea comunicárselo a los padres de los otros niños, a los maestros de su hijo/a, y hasta a sus médicos.  Busque la ayuda de los profesionales que forman el equipo cráneo-facial de su hijo/a; ellos podrán proveerle información sobre la situación específica de su hijo/a, algo que ni está a nuestro alcance ni al alcance de la información que le damos en este panfleto.

Conectarse a la red (internet) con otras personas que pasan por la misma experiencia

Muchas familias se han dado cuenta que hablar con otras personas que están pasando por la misma situación es algo muy fortalecedor y es además una experiencia educacional.  El coordinador del equipo de su hijo/a puede referirle a otros centros de información o asesoramiento o pueden ayudarle a identificar a otras familias interesadas en hablar con usted.

 

Traducido de ingles por Annia-Beatrice Le Goff

This post is also available in: Inglés