ACPA Family Services

Carta a un/a Maestro/a

skip to submenu

Durante sus años como maestro o maestra, es posible que usted tenga uno o dos estudiantes con labio hendido y/o paladar hendido en su clase.  En general, estos estudiantes deben ser tratados como los demás.  Si un estudiante con paladar hendido comienza a exhibir cualquier problema de comportamiento o aprendizaje, debe ser evaluado como se haría con cualquier otro estudiante sin esta condición, que presente estos mismos problemas.

Cuando se tiene a un estudiante con esta condición en el aula, se necesita estar consciente de los problemas en potencia que pueden surgir.  Primero, debido a que el paladar hendido aumenta la propensión del niño a las infecciones del oído, debe ser evaluado regularmente por alguna pérdida de la audición.  La pérdida de la audición puede afectar (1) dónde usted debe ubicarse mientras enseña para que el estudiante le oiga, y (2) cómo usted debe organizar los asientos en la sala, dependiendo del estilo de enseñanza y diseño de la sala.

Segundo, si el estudiante tiene algún signo visible de fisura o hendidura en su rostro (como por ejemplo una cicatriz en el labio), usted debe estar alerta y atento/atenta a cualquier situación en la cual este estudiante muestre indicios de estar sufriendo algún tipo de burla o acoso por parte de sus compañeros.  Algo que usted puede hacer para abordar de manera preventiva esta difícil situación, es hacer una actividad como  “el círculo mágico” en la cual usted dirige al grupo hacia una conversación sobre las varias maneras en que somos diferentes.  Esta actividad puede guiarlos y llevarlos a tener una actitud de aceptación hacia las diferencias entre las personas.  Además, si parece haber problemas específicos de burla hacia un estudiante con paladar hendido de parte de algún compañero de clase, usted puede sentarse a hablar con ellos para resolver el problema (por ejemplo ayudándolos a hablar de sus miedos y a saber cuáles son los intereses mutuos que puedan tener).

Tercero,  algunas veces los niños con paladar hendido necesitan terapia del habla.  Como con todos los servicios escolares que requieren que un estudiante salga de clase – una clase de música, o tutoría en matemáticas, lectura u otra asignatura – esto puede llamar la atención de los demás estudiantes y como consecuencia, el estudiante con esta condición se puede sentir diferente.  Si usted puede ayudar a que este estudiante salga de la clase de manera sutil, esto podría evitar que los compañeros  le prestaran atención de forma negativa.

Cuarto, es importante recordar que muchos niños con labios hendidos y paladar hendido han sido hospitalizados con frecuencia y han tenido varias operaciones antes de comenzar la escuela.  No sería nada extraño que necesitaran más cirugías entre la edad de 5 a 12 años.  Por lo tanto, pueden perder clases.  Es importante hacer todo el esfuerzo posible para ayudarlos a mantenerse al día con las clases, para que no se atrasen y para que no se conviertan, una vez más, en el objeto de una atención negativa por parte de sus compañeros.  Su apoyo y el de los compañeros, durante estos momentos, es algo indispensable.  Los maestros de estudiantes mayores, pueden sugerir a la clase que haga tarjetas deseando una “Pronta Recuperación” y enviarlas al estudiante durante estas cirugías.  Las tarjetas con sentido del humor son especialmente apropiadas en estas situaciones.  Recibir estas tarjetas de la parte de la clase hace que estos niños se sientan populares, con muchos deseos de una pronta recuperación para regresar a la escuela e integrarse a las clases lo antes posible.

Quinto, debido a que estos niños tienen a menudo problemas con los oídos, los dientes y problemas al hablar, es posible que tengan muchas citas médicas. Aunque los padres tratan de hacer estas citas fuera del horario escolar, es imposible que todas las citas se lleven a cabo fuera del mismo.  Por esta razón, como maestros, es necesario ser comprensivos con ambos, tanto con el estudiante que padece esta condición así como  con su familia.  En la medida de lo posible, es necesario cooperar asegurándose de que este estudiante no pierda la materia enseñada, la tarea, o cualquier otro material relacionado con las clases que se han impartido durante los días en que él/ella ha estado ausente. Es importante tener siempre presente en nuestras mentes que estas citas médicas son esenciales para la habilitación exitosa de estos niños.

Un niño con labios hendidos o paladar hendido progresará de manera regular a través  de todas las etapas “normales” de desarrollo.  Generalmente no hay ninguna relación entre el hecho de tener un paladar hendido y la inteligencia.  La mayoría de los niños con esta condición no tiene problemas escolares, aunque en estudios recientes se ha demostrado un incremento de  riesgo con algunos problemas de aprendizaje en una pequeña porción de esta población (principalmente en niños con hendiduras en el paladar solamente).  La manera en que usted evalúa a un estudiante con esta condición no debe ser diferente de la manera en que usted evalúa a un estudiante que no la tiene.  Sin embargo, si el estudiante tiene dificultades de aprendizaje, usted debe recomendar inmediatamente una evaluación y un diagnóstico psico-educacional  para que se lleve a cabo un plan educacional apropiado lo más pronto posible.  Una intervención temprana puede mejorar la habilidad del niño en el aprendizaje y puede prevenir problemas secundarios de la auto-estima o del comportamiento, los cuales se desarrollan, en su mayor parte, cuando el estudiante está teniendo dificultades en la escuela para mantenerse al día.

De la misma manera que usted se reúne con todos los padres de sus estudiantes, es importante reunirse con los padres de un niño que tenga esta condición.  Ellos pueden compartir con usted información sobre las citas médicas, las cirugías, etc.  Tenga presente que el proceso de tratamiento es diferente para cada niño, dependiendo de  cuán severa sea la condición que presenta y de cómo el desarrollo físico del niño progresa durante su crecimiento.  Cuando se reúna con estos padres, trate de tener en mente que ellos deben, como lo hacen también otros padres, mantener un balance entre el trabajo, el hogar, la familia sino también con las citas médicas, las cirugías, las declaraciones para el seguro médico, y otras exigencias de su tiempo y energía.  A veces, ellos parecen estar a la defensiva o por el contrario, frágiles.  Es importante que ellos sientan que usted les da ánimo y apoyo.

Un niño con esta condición necesita ser visto desde una perspectiva holística.  Si usted comprende  las ausencias ocasionales, los apoya en los momentos de las cirugías, tiene cuidado de no llamar la atención de los compañeros cuando este niño tiene que salir de clase para terapia, presta atención a las dificultades que pueden surgir en la interacción social con los demás estudiantes, el año que este niño va a pasar en su aula va a transcurrir sin contratiempos, al igual que para cualquiera de los otros estudiantes en su clase.

Tener a un estudiante con una hendidura del labio y/o paladar en su aula es una oportunidad para que usted y otros estudiantes aprendan más acerca de las diferencias que existen entre los seres humanos.  La clave para el éxito en el aprendizaje y en el desarrollo social de estos niños, como para cualquier otro niño, es tener un concepto positivo de sí mismo. Usted puede contribuir a que estos niños adquieran este concepto positivo de sí mismos al ofrecerles sus destrezas cuando les enseña y al ofrecerles también su compasión.

 

Traducido de ingles por Annia-Beatrice Le Goff

This post is also available in: Inglés